Se acerca un 5 de junio más, muchos dirán “¿que tiene? es un día normal”, pero quienes son hinchas amantes del fútbol y principalmente de un club en particular sabrán de que hablamos.
Eran tiempos donde las rivalidades se vivían de otra manera y parte del plantel de Universidad de Chile entendió que tenían la responsabilidad de ir a felicitar al único equipo que hasta había conseguido un título internacional para el fútbol chileno. El 5 de junio de 1991, Colo Colo ganó la Copa Libertadores de América y, dos días después, el archirrival se acercó a las puertas del Monumental y le ofreció un inesperado, pero cordial saludo.

. El 5 de junio de 1991, Colo Colo ganó la Copa Libertadores de América
. El 5 de junio de 1991, Colo Colo ganó la Copa Libertadores de América

Los albos se entrenaban para enfrentar a Universidad Católica. Pasado el mediodía, varios vehículos particulares con jugadores azules llegaron a Pedreros para estrechar la mano y ofrecer un abrazo por la corona conseguida.
“Pensábamos que era lo correcto. Cuando terminamos de entrenar, nos subimos a algunos autos y fuimos rápido. Cuando llegamos nos dijeron ‘qué pasa, qué quieren acá’, y les dijimos que íbamos a felicitarlos. Lo primero que hicimos fue darle la mano a Mirko Jozic y luego a los jugadores. Estaban muy sorprendidos, se les notaba en la cara”, cuenta Manuel Rodríguez Vega, ex entrenador de los estudiantiles.

Algunos jugadores cuentan que la prensa se quedó afuera del estadio y, por lo mismo, no hay registro gráfico publicado de la cita. Otros cuentan que la prensa nunca se enteró. “No le avisamos a nadie, fue una reacción espontánea”, agrega Rodríguez, mientras que el ex lateral colocolino Rubén Espinoza afirma que “la prensa no tenía por qué saber, nosotros no necesitábamos que saliera en las noticias. Fue una muestra de hidalguía y respeto hecho por ambos planteles”.

Jozic confirma: “No esperábamos esa visita de jugadores tan importantes de la U. Fue muy emotivo, aunque ya no recuerdo mayores detalles. Lo único que repito es que los triunfos internacionales son para el pueblo de una nación”.

Y no extraña lo que admite el croata, lo íntimo y breve de la reunión perjudicó en cierta manera los recuerdos. “De lo que me puedo acordar es que recibimos a una delegación de la U. Y lo otro que nunca se me olvidó fue el tema del respeto de ambas partes que hubo en ese encuentro. Poco visto”, relata Raúl Ormeño, ex volante albo.

Horacio Rivas aporta detalles: “Los capitanes nos pusimos de acuerdo. Nos llamamos por teléfono y acordamos que era una buena manera de mostrar unidad y respeto. Hablaron los líderes del plantel y luego nos abrazamos, conversamos y compartimos un rato todos como amigos, amistad que por cierto aún continúa. Nosotros nunca negamos que ellos eran más competitivos que nosotros, a la U no le fue bien en los 80 y ni a principio de los 90”.

Hoy es imposible

Hoy la U vuelve a pisar los terrenos del enemigo y los involucrados en la cita de 1991 sostienen que en el presente sería inviable una situación parecida.
“A los hinchas de la U nos hubiese gustado que alguien de Colo Colo hubiera hecho algo como lo del 1991 cuando se ganó la Copa Sudamericana en 2011. Pero es difícil, hay barras, delincuencia y hasta a los jugadores le meten tonteras en la cabeza”, asevera Rodríguez.
Ormeño coincide. “No había miedo de hacer encuentros como ese, porque en ese tiempo las barras compartían y la rivalidad era en la cancha. Hoy hay gente de otro tipo que está inmiscuida que se molestaría por hacer algo así”, dice.
Rivas, en tanto, manifiesta que antes “hasta los futbolistas éramos más responsables en el actuar. E, incluso, las dirigencias conversan e interactuaban mucho más. Acá la delincuencia no estaría de acuerdo como el acto de que hicimos el 91”.
Fuente: Sitio oficial de Colo-Colo

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here