claudio brabo

Las últimas semanas de Claudio Bravo han sido complicadas, tanto en España y en Chile, así como ahora en Estados Unidos, donde la Selección disputa la Copa América Centenario.

Los dos goles que recibió en la derrota ante Argentina, en el debut en el certamen internacional, dejaron la sensación de que pudo haber hecho algo más y, de inmediato, abrieron el debate en torno a su estado anímico, del cual existían muchas dudas en la previa.

, porque se le ha visto atajar disparos de extrema dificultad jugando en el Barcelona, incluso durante esta misma temporada, donde en varios partidos fue la figura.

Si bien el capitán de la Roja justificó las reacciones que tuvo en las anotaciones de la Albiceleste, al señalar que se le trabó el pie en el primer tanto y que en el segundo tuvo mala fortuna, porque el balón rebotó en Mauricio Isla, su actuación en esos momentos claves del partido no fue la que se esperaba.

Eso sí, al interior del cuerpo técnico tienen una visión distinta, porque sostienen que en general hizo un buen partido y que no tuvo responsabilidad en los goles.

Antes del duelo, no estaba claro cuándo se integraría la figura más respetada del camarín de la Selección. Al final, recién llegó a Estados Unidos apenas unas pocas horas antes del amistoso con México, el cual no jugó. En su lugar, el titular fue Toselli. Antes, ante Jamaica, había sido Johnny Herrera.

El retraso de Bravo se debió a que se quedó en Santiago acompañando a su hija, que estaba enferma y que había sufrido complicaciones de salud en España.

Esta delicada situación incluso puso en peligro su presencia en la Copa América Centenario, de la que apenas se informaba al respecto desde la ANFP y también del cuerpo técnico. Sin embargo, el portero tenía ganas y se integró de todas formas.

Y cuando todo parecía superado para el meta de la Roja, al llegar tuvo que comenzar otro período de tensión: la negociación de los premios con la ANFP. Esta situación hasta ayer en la tarde no se solucionaba, a falta de detalles.

Han sido días movidos para el máximo referente del vestuario, que ante Bolivia, esta tarde, tiene la responsabilidad de volver a dar máxima seguridad en el arco. Demostrar que lo del lunes no confirmó una tendencia, sino simplemente fue cosa de un mal día.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here