La UEFA ha multado a la Federación Rusa de Fútbol (RFU) con 150.000 euros y le ha amenazado con la expulsión de la Eurocopa de Francia si los aficionados rusos siguen protagonizando incidentes como los sucedidos en Marsella ante ‘hooligans’ ingleses, que han dejado varios heridos, uno de ellos en estado crítico, y a algunos entrando en prisión.

La policía nacional francesa tuvo que intervenir la noche del pasado jueves, apenas unas horas antes de la inauguración de la Eurocopa de Francia 2016, para contener los altercados, en los que participaron alrededor de 150 personas, según fuentes policiales, entre los aficionados británicos y los residentes de la ciudad portuaria de Marsella, que acabaron con varios heridos y dos detenidos.

De este modo, el sábado se volvieron a registrar enfrentamientos entre hinchas ingleses y rusos a pocas horas del comienzo del partido entre Inglaterra y Rusia, que se saldaron con al menos cinco personas heridas y otras seis detenidas. Además, un aficionado inglés quedó en estado grave tras haber sido recibido numerosas patadas en la cabeza y que tuvo que ser reanimado ‘in situ’ por la policía francesa.

Tras dichos acontecimientos, la UEFA emitió un comunicado en el que reconoció que hubo «problemas de segregación» en el Stade Vélodrome y decidió abrir un procedimiento disciplinario a la Federación Rusa de Fútbol (RFU).

Así, el máximo organismo del fútbol europeo ha impuesto una multa de 150.000 euros a Rusia y la amenaza con la expulsión de la competición si se vuelven a repetir los incidentes. Dicha suspensión será llevada a cabo si incidentes de naturaleza similar vuelven a suceder dentro de alguno de los estadios y en cualquier partido que Rusia dispute durante el torneo, apunta el comunicado. Se ha sancionado a la Federación Rusa de Fútbol (RFU) por disturbios, uso de bengalas y comportamiento racista de sus aficionados, concluye el documento.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here