La selección brasileña femenina de handball vio truncado su sueño de proclamarse campeona olímpica ante su público, tras quedar apeada de la lucha por las medallas, al perder por 23-32 ante Holanda, en un encuentro de cuartos de final en el que las anfitrionas siempre fueron a remolque tanto en el marcador como en el juego.


Incapaz en ningún momento de imponer su juego de rápidas transiciones y contragolpes, el conjunto brasileño se vio forzado a tener que afrontar largos ataque estáticos, en los que la defensa holandesa ganó casi siempre la partida a las sudamericanas.

Sin velocidad en la circulación de balón y erráticas en el lanzamiento exterior, como atestiguan los siete lanzamientos que fallaron desde los nueve metros en el primer tiempo, las jugadoras locales fueron poco a poco enredándose hasta perderse completamente en el entramado defensivo de las europeas.

Una falta de claridad ofensiva que Holanda, una selección a la que le gusta correr, tanto o más, que a las brasileñas, no tardó en penalizar en un marcador, que a los dieciséis minutos reflejaba un más que inquietante 4-7 en contra de las anfitrionas.

Desventaja que podría haber sido incluso mayor de no ser por la excelente actuación de la portera brasileña Babi Arenhart, que evitó con sus paradas el desplome definitivo del conjunto dirigido por el danés Morten Soubak.

De hecho, la selección brasileña, aferrada a las intervenciones de Arenhart, que por momentos llegó a bordear el 50 por ciento de paradas, soñó con la posibilidad de reengancharse al encuentro, como demuestra el 11-12 con el que se llegó al descanso.

 Este mero espejismo se rompió por completo en la segunda mitad en la que Brasil, en su intento de recupera el juego de contraataque perdido, confundió la intensidad defensiva con una innecesaria dureza, que las colegiadas no dejaron sin castigar.

Esta circunstancia permitió a Holanda dar un acelerón en el marcador, que le situó a falta de catorce minutos para la conclusión con más de pie y medio (16-22) en las semifinales del torneo olímpico.

Un predecible final ante el que Brasil, más a base de coraje que de juego, se intentó revelar, pero la selección holandesa no se dejó intimidar por el griterío ambiental y cortó de raíz cada intento de remontada con los latigazos de la lateral Lois Abbingh.

Estos goles acabaron por doblegar a una selección brasileña, que cada vez más precipitada, no sólo no pudo evitar la derrota, si no que se condenó a una goleada (23-32) ante una Holanda, que buscará el jueves su pase a la final ante el ganado del duelo de cuartos que medirá hoy a España y Francia.

– Ficha técnica:

23 – Brasil: Babi Arenhart; Alexandra (6, 1p), Denoise (1), Ana Paula (3), Duda Amorim (1), Fernanda Franca (7, 4p) y Dara (-) -equipo inicial- Mayssa (ps), Samira (1), Dani Piedade (-), Tamires Morena (-), Quintino (1), Fran (3) y Mayara (-)

32 – Holanda: Wester (1); Malestein (5), Van der Heijden (5, 1p), Snelder (3), Dulfer (-), Groot (2) y Smeets (2) -equipo inicial- Jankovic (ps), Abbingh (5), Van Olphen (-), Broch (2), Goos (-), Luciano (-) y Polman (7)

Marcador cada cinco minutos: 1-1, 2-3, 4-4, 5-7, 7-10 y 11-12 (Descanso) 13-15, 14-18, 15-21, 19-23, 21-26 y 23-32 (Final)

Árbitros: Roen y Arntsen (NOR). Excluyeron por dos minutos a Fernanda Franca, Dani Piedade, Duda Amorim (2), Quintino y Samira por Brasil; y a Dulfer y Groot por Holanda.

Incidencias: Encuentro correspondiente a los cuartos de final del torneo de los Juegos Olímpicos de Río 2016 disputado en el Arena do Futuro.

Manuel Rodriguez Mendez

http://www.purodeportes.cl

Fundador de PuroDeportes, enfocado en potenciar los diferentes deportes en Chile con el fin de hacerlos noticia, logrando que la gente se informe de lo que ocurre en ellos.

Más noticias

Leave a Reply