Se acabó el sueño para la Selección chilena de balonmano, esto tras perder por solo un gol contra Arabia Saudita (25-26) y no darse el resultado que hubiese echo clasificar históricamente a la “Roja” a los tan deseados octavos de final.

El jugador Emil salió a mediados del encuentro por un corte que ensangrentó su camiseta, no pudiendo volver a entrar al terreno de juego por más de 20 minutos (en aquellos momentos lo reemplazó otro jugador de la selección) distrayendo al equipo y sacando por largos minutos a uno de los máximos referentes de la selección en un partido crucial.

Arabia aprovechó sus oportunidades en un partido completamente estrecho y le arrebató el triunfo a Chile venciéndolo por un solo gol de diferencia. Con dicho resultado, Chile esperaba un triunfo de Hungría, quienes se enfrentaban unas horas más tarde contra la selección de Bielorrusia.

Lamentablemente, Bielorrusia le quitó definitivamente la chance y el sueño a esta selección dorada, tras vencer a Hungría por un resultado de 27-25. El resultado dejó clasificado a las selecciones de Alemania, Croacia, Bielorrusia y Hungría a octavos de final en el grupo C, donde jugaba Chile.

La selección chilena se deberá conformar con hacer una buena actuación (y porque no, quizá ganar) en la Copa Presidentes, torneo que inicia este 21 de Enero y que se juega entre todos los equipos eliminados en la fase de grupo. En dicha Copa en donde deberá enfrentar a Bahrein en primera instancia.

El sueño de la clasificación a octavos en un mundial deberá esperar dos años, tiempo en el que la selección deberá ganar su cupo para el siguiente mundial, tiempo suficiente para seguir potenciando a esta selección dorada de balonmano, una selección que cada vez va por más y se ha logrado imponer con destreza, coraje y gallardía en los últimos mundiales en donde han participado, y que, sin duda, nos traerá en un futuro próximo, más alegrías.