Desde problemas con el avión hasta falta de camisetas, así comenzó el encuentro más extraño de esta Copa Libertadores 2017. Atlético Tucumán viajó hacia Quito para enfrentarse contra El Nacional, pero la tarea de llegar hasta el estadio fue un calvario para el plantel argentino, tanto que el duelo se atrasó por más de una hora.

El primer problema del “Decano” (Tucumán) fue un problema con la empresa aeronáutica que los transportaría hacia Quito desde Guayaquil (a unos 400 kilómetros de distancia), el avión en que viajaban no tenía autorización para llegar a la capital del país, presuntos asuntos de intereses políticos e informaciones ambiguas que dejan mucho que desear y que reflejan los problemas de transporte que tienen los equipos sudamericanos.

Tras la negativa de que la nave siguiera su rumbo y el estar varados en Guayaquil hasta 45 minutos antes del encuentro dejó a la dirigencia del cuadro argentino en una disyuntiva, la cual se solucionó consiguiendo un chárter privado en el cual solo viajó el cuerpo técnico y jugadores, dejando a dirigentes e hinchas sin chances de ver el partido más importante para el club hasta el momento.

El encuentro comenzaba a las 21:15hrs hora argentina y a eso de las 20:40 el avión recién comenzó su vuelo, el cual demora cerca de 45 minutos.

A eso de las 21hrs, el presidente de El Nacional informó a la prensa que esperarían los 45 minutos reglamentarios, sino, pasaban bocoi. Es decir, el equipo argentino tenía hasta las 22hrs (siempre en horario argentino) para llegar al estadio.

A eso de las 21:22 el plantel llegó a Quito, en las transmisiones oficiales ponían presión colocando una cuenta regresiva, la cual vencía en la hora ya indicada por el presidente del equipo ecuatoriano.

Para más mala suerte del equipo argentino, al llegar a la ciudad se percataron que su indumentaria no iba con ellos, eso sin contar que el viaje desde el aeropuerto al estadio se calculó en 45 minutos, esto según lo indicó el embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, quien además increpó la poca compresión del cuadro ecuatoriano: “Que se dejen de joder con el reglamento, pensemos en las dos mil personas que asistieron desde Tucumán por favor”.
El equipo seleccionado Sub20 de Argentina se encuentra en el Sudamericano que se está disputando en la localidad, y ellos salvaron a Tucumán prestándoles sus uniformes para el encuentro, algo insólito.

Ya siendo las 21:50hrs, el plantel de Tucumán iba a toda velocidad escoltado por la policía ecuatoriana al estadio, cortaron calles, desvíos, toda una odisea para hacer llegar al elenco lo antes posible al encuentro.

Cumplido el tiempo reglamentario, el plantel aún no llegaba al estadio, pero pese a esto, minutos más tarde los dirigentes del cuadro argentino indicaron a la prensa que El Nacional decidió jugar el encuentro “bajo protesta”, en simples palabras, dependerá del resultado el cómo actúen.

Y tras la larga odisea, a eso de las 22:17hrs (Arg) el elenco por fin llegó al estadio, se vistió con la camiseta de la albiceleste sub20 y ya siendo casi las 22:30hrs salió a hacer un fugaz precalentamiento para dar inicio al partido a eso de las 22:40hrs, o sea, con casi 90 minutos de retraso, 85 minutos para ser exactos.

Así y todo, el encuentro comenzó, con El Nacional “perdonándole la vida” a Tucumán y dejándolo jugar, mientras que el cuadro trasandino pasando una de las peores vergüenzas de lo que va en la Libertadores 2017. Con una pésima gestión, errores garrafales, equivocaciones aéreas que hacen recordar a lo ocurrido con Chapecoense y un sinfín de problemas, un encuentro que, sin dudas, da que hablar.

La guinda sobre la torta

Para colmo de los locales, el encuentro lo ganó Tucumán, con un gol solitario de Zampedri en el minuto 64 del encuentro, dejando el global a favor de los Decanos por 3-2, en el primer encuentro empataron 2-2.

Tucumán tras finalizar el partido acusó que gente en el aeropuerto no permitía que el avión volara, que hubo manos negras, y el resultado fue “justicia divina, Dios es grande y ganamos en la cancha, ahí tienen” sentenció el DT del equipo trasandino.

El encuentro finalizó, pero lo más probable es que El Nacional presente alguna queja a CONMEBOL por lo sucedido. De momento, Tucumán se clasificó a la siguiente fase de la Libertadores.