El cuadro de Viña del Mar, Everton, fue eliminado por el modesto Patriotas de Colombia tras un penal fuera del reglamento FIFA, qué, pese a los reclamos del portero viñamarense el juez Pitana cobró.

Everton de Viña del Mar se enfrentaba al modesto Patriotas en su partido de visita, con un gol de ventaja el cuadro chileno solo debía conservar el resultado y con eso pasaba a la siguiente fase de la Copa CONMEBOL Sudamericana, pero no lo logró.

El cuadro nacional tuvo pocas oportunidades de cara al gol, muy por el contrario de su rival que siempre mantuvo un hambre de gol potente, lo que los llevó a empatar la tanda en el minuto 33 del encuentro tras un golazo de Larry.

Con dicho 1-1 inició la tanda de penales, la cual terminó ganando Patriotas, pero con un gol polémico en su cuarto y definitorio penal, esto ya que el jugador del equipo colombiano que ejecutó el lanzamiento comenzó a pausar su marcha, algo que está penalizado por FIFA hace ya más de 7 años. Lobos al ver la conducta antideportiva inició sus reclamos con el árbitro, ignorando el tiro del jugador, pero el árbitro argentino Pitana aprobó el gol y dejó el encuentro favorable al elenco colombiano.

Tras el polémico lanzamiento Everton perdió su siguiente lanzamiento y se despidió de la Copa, con un trago amargo de haber podido esforzarse más, de no haber dependido de los penales y por haber desperdiciado la oportunidad de clasificar a la siguiente fase, siendo el segundo equipo chileno eliminado de la competición, en donde solo queda con vida el cuadro de Palestino.